¿A qué se atiende cuando se corrige un libro de texto de manera profesional?

¿A qué se atiende cuando se corrige un libro de texto de manera profesional?

Ya sabemos que no todos los libros son iguales. Cada tipo de texto tiene unas características propias que organizan la información de un modo determinado. La tipología textual condiciona el contenido que se transmite, la manera en la que se presenta la información y la respuesta que la lectura genera en el lector. Por lo tanto, a la hora de corregir un libro de texto hay que tener en cuenta los rasgos textuales que lo caracterizan, de tal manera que la corrección contribuya a transmitir el mensaje adecuado de la manera apropiada.

Qué tiene de peculiar un libro de texto

Una de las características fundamentales de este tipo de libro es que es un texto didáctico, es decir, su objetivo principal es transmitir conocimientos. Por lo tanto, en estos libros va a predominar la exposición y argumentación de la información, que se hará de una manera clara, concisa y amena para facilitar la lectura y para que los contenidos puedan ser entendidos y aprendidos con facilidad.

El libro de texto va destinado, por un lado, al profesor que, en principio, ya posee los conocimientos recogidos en el libro y lo utilizará como un instrumento de trabajo y, por otro, al estudiante (que es el que va a adquirir el aprendizaje, tiene un escaso conocimiento del tema tratado y, dependiendo de la edad, habrá desarrollado en mayor o menor medida sus habilidades de comprensión lectora). Tener en cuenta la edad del alumno es fundamental, pues, obviamente, el texto enfocado a un estudiante de Primaria no puede ser igual que el que va dirigido a uno de Bachillerato.

Además, si son libros de texto destinados a la enseñanza reglada, los contenidos se tienen que adaptar a los currículos oficiales, por lo que es conveniente estar familiarizado con la terminología vigente empleada habitualmente en el ámbito educativo (no es lo mismo, por ejemplo, una unidad didáctica que una situación de aprendizaje).

Aunque puedan parecer sencillos, en realidad, los libros de texto son bastante complejos, ya que en las páginas suelen aparecer distintos elementos que abordan el mismo tema de distintas formas. Es frecuente que aparezcan gráficos, recuadros destacados, resúmenes, imágenes explicativas, actividades de comprensión lectora, ejercicios, preguntas… Todos esos elementos tienen el mismo objetivo y, aunque no se presenten en un único bloque de texto, deben contribuir a exponer los contenidos de una manera coherente y cohesionada y a que los conocimientos se transmitan y adquieran de forma eficaz.

Qué se hace en la corrección de estilo de un libro de texto

Teniendo en cuenta todo esto, en la corrección de estilo de un texto didáctico, además de revisar los aspectos más generales de este tipo de corrección —la gramática, la ortografía, el léxico y la sintaxis del texto—, se suele prestar especial atención a lo siguiente:

• Se unifica la manera de dirigirse al estudiante, especialmente si el libro está escrito por varios autores (por ejemplo, si en el texto principal el autor se dirige a un alumno o a varios; si lo hace de manera directa; si se utilizan oraciones personales, frases impersonales o en voz pasiva; la manera de expresar las instrucciones…).

• Se comprueba que el léxico es apropiado para la edad y que las definiciones de los conceptos presentados son claras y comprensibles para el alumno.

• Se comprueba —si las hay— que las definiciones tengan siempre la misma estructura.

• Se adapta la longitud de las frases y los párrafos a la edad del lector.

• Se revisa que las frases sean breves y claras —aunque la extensión dependerá de la edad y la comprensión lectora del alumno— y que no den lugar a posibles ambigüedades.

• Se evita la repetición de información innecesaria.

• Se tiene en cuenta lo que ya se ha explicado en secciones anteriores del libro, pues según avance en el aprendizaje, el estudiante irá adquiriendo nuevo vocabulario que podrá ser utilizado en secciones posteriores sin necesidad de volver a explicarlo.

• Se revisa que cada sección o apartado de un capítulo tenga el mismo título en cada uno de ellos —si así se hace a lo largo del libro—. Por ejemplo, si hay un apartado introductorio que se llama Comenzamos al principio de cada unidad, hay que comprobar que se emplea ese título en todos los capítulos.

Qué se hace en una corrección ortotipográfica de un libro de texto

La corrección ortotipográfica de un libro de texto es bastante compleja y requiere mucha atención, dada la gran cantidad de elementos textuales y gráficos que se suelen incluir en las páginas con el propósito de facilitar la comprensión de los contenidos. Además de los aspectos más generales de este tipo de revisión, hay que prestar atención a una serie de elementos propios de un libro de texto:

• Las imágenes: se comprueba su calidad, la correspondencia entre el pie y la imagen, entre la imagen y el texto principal, su localización, que no haya superposición con otros elementos, etc.

• La numeración de las actividades, epígrafes, apartados…

• Los listados y las viñetas empleados.

• Los distintos estilos utilizados en el texto.

• Las cabeceras y los pies de página.

• Los espacios para las respuestas a las actividades planteadas. Por ejemplo, en una actividad de rellenar huecos con determinadas palabras hay que comprobar si se ha dejado realmente el espacio adecuado en la frase para que el estudiante hacerlo.

• La utilización de la negrita, la cursiva y los subrayados.

• Las distintas tipografías empleadas en títulos, ladillos, epígrafes, etc.

En la corrección de un libro de texto es necesario trabajar de una manera muy sistemática y organizada, e ir anotando todas las unificaciones que se hagan en los primeros capítulos que se corrijan, pues tendrán que aplicarse luego a lo largo de todo el libro. 

Este es un tipo de corrección que me encanta y por eso me he especializado en ella, ya que he sido profesora y entiendo bien las necesidades de docentes y alumnos. Además, redacto materiales didácticos para distintas editoriales educativas. Si quieres saber con qué editoriales he trabajado, visita el apartado sobre mí

Related Articles